La obra al costo, en palabras sencillas

En la actualidad y tras la sanción de la ley de fideicomisos, la obra al costo es la modalidad de construir nuevos emprendimientos de mayor desarrollo.

En la modalidad de obra al costo, el cliente pasa a ser socio del emprendimiento, aportando la cantidad de gastos que requiera la obra para su concreción. Por tanto no existe un precio (fijo o indexado) previamente determinado o asumido. Por eso debemos tener en cuenta al suscribir este tipo de contratos, que actuamos como inversores y no como clientes y por lo tanto asumimos el riesgo que la inversión signifique, de la misma manera que tenemos derecho a los beneficios que la misma genere.

De la misma manera, al convertirnos en inversores somos quienes de pleno derecho aprovechamos el margen de beneficios existentes entre costo y valor de venta.
Como cliente-socio, como inversor, somos quienes delegamos la administracion en manos de un profesional o empresa constructora.

Por lo tanto la obra al costo es lo que mas se asemeja al cliente que construye por su cuenta y para sí mismos.

Al suscribir un contrato de obra al costo en la modalidad de fideicomiso, cada cliente pasa a ser parte inversora, delegando capital en manos del administrador, para que el mismo ejecute el cometido del emprendimiento en un plazo determinado. Todo contrato de fideicomiso para erigirse como tal debe tener objetivo y plazo. Es una encomienda de capital con un fin determinado, es decir con un objetivo y plazo definidos.

Detengamonos en saber que estamos realizando una encomienda de capital. Si delego mi capital en un administrador debo cerciorarme de que sea una persona fisica o juridica con los suficientes avales, es decir que debo determe a pensar en la honestidad como condicion basica del administrador. Para esto es importante averiguar la trayectoria y experiencia de la empresa o profesional que elegimos. Justamente, como en el conocido libro ¨El hombre mas rico de Babilonia¨ de George S. Clason si no queremos perder nuestro capital, no debemos consultar sobre joyas al fabricante de ladrillos.

Tomando los recaudos suficientes podemos invertir con un instrumento que nos brinda seguridad para nuestro capital y nos permite colocarlo en un bien inmueble. Pensemos en la seguridad de contar al plazo establecido con un bien inmueble es decir, de ser propietarios.

Y por ultimo, no olvidemos que en el contexto actual de argentina este instrumento nos permite invertir en pesos, por un bien que terminado cotiza en dólares, en la actividad que mas dinamiza la economía por la cantidad de encadenamientos productivos que tiene al actividad de construir.

Es por estas razones que invertir en ladrillos sigue siendo una excelente manera de asegurar nuestro capital.

Carina Sgroi
[email protected]
Arquitecta – Técnica en Construcciones

 

[fbcomments]