El crecimiento urbano y la polémica de las torres

El crecimiento urbano y la polémica de las torres.

Es el siglo de las urbes, a diferencia del siglo XX donde la mayor cantidad de la población vivía en áreas rurales, desde 2006 se considera que mas del 50% de la población vive en ciudades.

Las grandes ciudades actúan como polos de atracción de la población.
En argentina este es un fenómeno tan marcado por la historia que mas del 60% de la población vive en la Pcia. de Buenos Aires, atraídos por el magnenetismo de la ciudad cuyo conglomerado asciende a casi 3 millones de habitantes, mientras que la siguen en población el Conglomerado alrededor de Córdoba con 1300mil habitantes y el del Gran Rosario con 1200mil .-

El fenómeno de polo de atracción de la población que se produce en estas ciudades hace que las mismas crezcan en forma piramidal, cree en densidad su centro y se amplían los sectores conurbanos.
Este proceso espontáneo de crecimiento de la ciudad da lugar a opiniones encontradas en cuanto a como regular el fenómeno de densificación urbana.

Estan quienes se oponen al mismo, movimientos ecologistas, proteccionistas del medio ambiente y preservacionistas del patrimonio histórico, pero mas recientemente el fenómenos ha captado también algunos defensores.
Analicémoslo de este ángulo: Si falta o hacemos faltar deliberadamente la oferta en el centro, se encarece el stock existente y se impulsa la suburbanización. Los crecientes centros suburbanos demandan servicios que requieren una importante inversión en infraestructura, ampliando el uso de transportes de la urbe en crecimiento, lo cual llevará a mayor contaminación y congestionamiento.

Quizás debamos empezar a pensar que los dos extremos son malos, y que nos vendría mejor un poco de amplitud de conceptos y de criterio de equilibrio. Claro que tampoco podemos dejarlo todo librado a las reglas del mercado, pero para planificar, hay que planificar con visión global del problema.

Actualmente las torres se diseñan sobre otro tipo de criterios, que se ha dado en denominar ¨verdes¨, amigables al entorno con amplias zonas de esparcimiento en las áreas bajas, con sus cuatro lados abiertos. No olvidemos que concentración se traduce también en una mayor eficiencia energética. El desafío es hacerlo sin restar calidad de vida., apuntar a ofrecer variedad de opciones, centros inteligentemente condensados, suburbios menos extendidos.

Las nuevas tecnologías nos pueden llevar a una mejor calidad de vida. Un ejemplo: Hace unos pocos días vi un informe televisivo acerca de una cantidad de inventos que permiten reciclar recursos no renovables. Me llamó mucho la atención un equipo potabilizador de cualquier cosa que contuviera humedad: barro, aguas servidas, aguas contaminadas. Como lo hace? Vaporiza el agua y la vuelve a condensar. Innovó usando un concepto tan simple que se les enseña a los niños en los primeros años de escuela. Que se requiere? Una mentalidad no atada a preconceptos.
¨Hay que ir con el mercado¨, dicen los operadores de bolsa. En urbanismo y en todo, también. Analizar la tendencia, y acompañarla creativamente es la idea. Piensen si alguna vez en la historia ir contra cuestiones que tienen una dinámica propia que nos excede ampliamente como lo es el movimiento urbanizante de la sociedad actual ha llevado a alguna respuesta satisfactoria.

En urbanismo no debemos olvidar que el hombre es un ser social, está en nuestros mismos principios la tendencia al agrupamiento, a la densificación. Es hora de asumirlo con inteligencia y de abocarnos en encontrar el equilibrio que necesitamos.

[fbcomments]