Situación actual de la vivienda en Argentina

Uno de los derechos humanos básicos de las personas, y amparado en nuestra Constitución Nacional, es el derecho al acceso a una vivienda. Todos los ciudadanos del país, gozamos del privilegio de tener este derecho, garantizado por el Estado, y sin embargo no siempre se respeta o cumple con rigor.

Hoy por hoy, acceder a una vivienda digna es una necesidad imperiosa para muchos argentinos, que buscan un hogar en todo nuestro territorio: departamentos en Buenos Aires, casas en Córdoba, viviendas en Salta o monoambientes en Tierra del Fuego, en cada rincón de nuestro país familias enteras están esperando su oportunidad de vivir en casa propia.

Y es un déficit importante que en éste momento el Estado Nacional no está solucionando. Y es que teniendo en cuenta un notable crecimiento, económico desde el año 2003, y un aumento de la construcción sostenido por la inversión del sector privado de mayores ingresos, aun más de tres millones de familias argentinas no cuentan con vivienda propia. Y cada año empeora la situación, ya que el déficit habitacional aumenta con la necesidad anual de 120 mil viviendas nuevas, sumadas a las casi dos millones y medio que hacen falta en estos momentos.

Desde hace 40 años, la solución brindada por el Estado Nacional, fue la creación del Fondo Nacional de Viviendas (FONAVI), dirigidas a los sectores de menores recursos, dependientes de los Institutos Provinciales de Vivienda.
Hasta el año 2002, la Nación garantizaba un piso mínimo mensual de aportes al Fondo, que provenían de ciertos impuestos. Hoy por hoy, los recursos que sostienen el FONAVI, ya no cuentan con este “piso” que giraba el Estado, y además, las provincias tienen libre disponibilidad sobre esos fondos, que no siempre son utilizados para la construcción de viviendas.

Esta situación provocó una dura caída en la cantidad de viviendas construidas, agravada por una gran reducción de los fondos que transfiere la Nación a las provincias.

De todas maneras, una de las soluciones que propone el Estado para corregir éste déficit habitacional, es la creación del Plan PRO.CRE.AR Bicentenario, que propone entregar 400 mil créditos hipotecarios, y permiten impulsar la construcción de viviendas en todo el país en el corto plazo.

Pero no sólo pueden ser utilizados para construir, a través de estos créditos también es posible comprar aquellas unidades habitacionales que hayan sido creadas por el plan PRO.CRE.AR.

Podemos concluir que si bien estas soluciones creadas por el programa estatal compensan en parte el problema del déficit habitacional en Argentina, todavía queda mucho trabajo por hacer, ya que el crecimiento demográfico en el país solicita medidas de fondo y un sostenimiento garantizado de fondos de vivienda ya vigentes (FONAVI).

[fbcomments]