Hagan lugar, que llegó el bebé

Con la llegada de un nuevo integrante a la familia, llegan otras necesidades, como por ejemplo procurar esperarlo con un lugarcito especial. Muchas veces no se dispone de otra habitación pero la idea es, tener sus muebles, definir un espacio en el que vivirá los primeros tiempos de su vida, ya sea compartiendo el cuarto de papá y mamá o en el suyo propio.

Antes que nada, mencionaremos lo obvio: se debe preparar con un tiempo de anticipación el lugar para el recién nacido, con el objeto de tener todo listo para tranquilidad de los padres y por si la personita llegara a adelantarse.

Comenzaremos hablando de la elección de los muebles independientemente de la habitación que ocupen, porque lo importante en este caso es adquirir aquellos convertibles, lo que prolonga su vida útil. Es mejor comprarlos lo más funcionales posible, ya que ahorran espacio. Por ejemplo, el cambiador que se convierte en cómoda para guardar ropa o juguetes cuando el bebé crece, y las cunas convertibles en cama, son de lo mejor: optimizan el espacio al máximo. Al principio proveen de lugar para guardar artículos del bebé, y ya cuando crecen, supongamos desde los 3 o 4 años, contamos con una cama y una cómoda o mesa de luz.

Sea cual sea el sitio para el retoño, es recomendable pintarlo de colores pasteles e incorporar algún móvil que vaya estimulando sus sentidos desde el principio. En cuanto el tiempo pase, pueden agregarse a las paredes calcomanías didácticas muy modernas y decorativas, con la que las creaturas puedan estimular el tacto y percibir además de diferentes texturas, colores más brillantes.

Yendo puntualmente al cuarto del futuro niño, además de ambientarlo hay que garantizar que sea seguro. Esto implica, proteger los enchufes (en esta y todas las habitaciones), colocar chichoneras y vallas de seguridad en cunas y ventanas. Procurar que los extremos de mobiliarios y otros objetos sean redondeados, y uno de los elementos más utilizados hoy en día: incorporar al menos en un sitio de su cuarto o, en un sitio especial de la casa también podría ser, suelo antideslizante: fantástico para cuando el bebé gatea y busca iniciarse en el andar. Se ensamblan fácilmente sus piezas, viene en diferentes colores y con diseños, fabricados en con materiales hipoalergénicos y de higiene sencilla.

Detalles más finos como acolchados, sabanas, almohadones pequeños, veladores, y muchos más, pueden escogerse haciendo juego o de diferentes colores vibrantes y divertidos, todo depende del estilo que prefieran los papás.

Tu bebé está por llegar así es que: manos a la obra y a entretenerse pensando en la bienvenida, su lugar y su comodidad.

[fbcomments]