Lo que hay que saber para solicitar un crédito hipotecario

Califique este Post

Uno de los logros y satisfacciones más importante en esta vida es ser dueños de la casa propia. Sería poder tocar el cielo con las manos poder disponer de ése espacio, el confort y sostén durante cada día de nuestras vidas. Como ya es moneda corriente, en estos tiempos se hace un poco más difícil acceder a los montos económicos necesarios para construir una vivienda o poder comprarla cumpliendo con la añorada meta, entonces es ése el momento en el que debemos evaluar la posibilidad de solicitar un préstamo, o mejor dicho en estos casos, un crédito hipotecario.

Como bien se sabe, el crédito es un préstamo de dinero que otorga un banco o financiera, siempre que el solicitante se comprometa en devolverlo a futuro (ya sea por completo o en cuotas), junto a los intereses adquiridos de modo de compensar al prestamista por facilitar el anticipo en efectivo.

Cuando se solicita un crédito para comprar un terreno, comprar una vivienda terminada o para construirla hablamos de un Crédito Hipotecario, garantizando la hipoteca sobre el bien adquirido o construido, y generalmente acordando como modo de pago hacerlo a mediano o largo plazo.

Los requisitos para adquirir un crédito hipotecario van siendo modificados según el criterio del banco que los brinde (el que dependerá del contexto socioeconómico) pero básicamente los requerimientos mínimos indispensables son siempre los mismos. En primer lugar el tomador del crédito tiene que demostrar su solvencia, lo que quiere decir que se debe comprobar que percibe un ingreso estable mensual que cubra al menos el mínimo requerido para solicitar un crédito hipotecario. Además debe asegurarse de que tiene como mínimo, un año de antigüedad laboral. En cuanto a las edades mínima y máxima para sacarlo, varían según considere el banco acreedor.

Una vez acordado el préstamo, se acuerda entre las partes la devolución del crédito al acreedor según la línea de crédito ofrecida por éste. Generalmente se opta por un sistema de reintegro periódico del préstamo según dos modelos de cancelación (los más conocidos). El sistema de amortización francés en que la cuota total es constante durante lo que dure el préstamo, variando la proporción de la cuota del capital y la proporción correspondiente a los intereses de cada cuota. En las primeras cuotas se amortiza proporcionalmente menos capital que en las últimas. Este es el sistema preferido por los solicitantes porque sus cuotas son las mismas. Y luego está el sistema de amortización alemán, en el que la cuota que salda el capital es fija, mientras que la proporción que salda el interés disminuye. Entre estos el más adoptado es el sistema francés porque las cuotas son constantes durante todo el pago.

Dos detalles a tener en cuenta al momento de solicitar un crédito hipotecario: el valor del préstamo que se va a obtener corresponderá al 70% del total del inmueble o terreno a adquirir, y siempre tiene que demostrarse que se cuenta con el 30% restante para completar el total de la operación. El valor de la cuota para saldar la deuda con el acreedor no debe superar el 30% de nuestro ingreso mensual.

[fbcomments]